Search
  • Mari

Com-pro-mi-so

¿Hace cuánto realmente no te comprometes? Y eso, no hablo de ese compromiso que solemos hacer con un tercero o tercera. Ni con una nueva posición del trabajo, ni con un anillo que a veces al mirarlo hace que nuestro dedo pese hasta demasiado.


Yo hablo de comprometerte de verdad.... ese pequeño pero super importante compromiso de la felicidad con uno mismo. Porque sí, ¡claro! La felicidad es realmente un compromiso. Uno que diariamente inicia en el momento que te convences de que mereces ser feliz, y que termina cuando dejamos de creer en nosotros mismos.


Nos pasamos divagando sin un rumbo claro en una vida que se nos pinta dura y cruel.

Una vida injusta que colecciona corazones, sonrisas rotas y promesas burlonas. Aunque bueno, a veces esta misma vida presenta uno que otro toque placentero y momentos que nos ayudan a seguir de pie.. firmes.. sobre unos pasos que muchas veces no tienen ni nombre ni dueño.


Yo creo que se trata de no tener miedo.. o bueno, quizás sí. ¿Por qué no? Pero eso sí, que el miedo sea por una apuesta en ti. Una apuesta que late en tu pecho... justo al lado de ese órgano que la ciencia decidió llamarle corazón. Y es que muchas veces nos aterra asomar la nariz no vaya a ser que en un estornudo, se desmorone todo nuestro mundo. ¿Y qué? Yo creo que a veces, solo a veces, es mejor vivir despeinada pero con el alma feliz por lo que yo definitivamente aconsejo no organizar demasiado los modales ni guardar las ganas en una jaula de oro, porque las ganas tienen alas y siempre, pero siempre, quieren volar.


Por eso, sí, quiero creer en mí, comprometerme conmigo, con lo que aún no escribo y con esos versos que escribes y que algún día me acariciarán de noche la cintura. Creer en un amor bonito. Un amor sano. Un amor libre.


Y es que sí, sí quiero, quiero que esa sombra que me acompaña en cada sol me vea y se sienta orgullosa de mí. Que presuma de una luz brillante y que marque mis caderas

en su silueta como si no hubiese mañana... porque realmente.. quizás ni haya mañana y esta vida se termine en un suspiro. En una milésima de segundo que no nos devolverá nada. Absolutamente nada. Así que vamos, tengamos un chin chin más de prisa por decirnos que SÍ, por decir que SÍ a todo cuanto queramos y amemos.


Quiero dejar de ser mediocre para vestirme de valiente. Quiero alzar todo cuanto soy. Todo cuanto puedo ofrecer para hacer de este mundo un lugar mejor. Quiero ser mejor persona. Quiero dejar de avergonzarme de mis defectos. Y quiero ser un mejor espejo.


Quiero sumar días bonitos y guardar en mis lunas todo lo que no me hace bien. Quiero compartir mi tiempo con quién de verdad lo merece y tachar con una gran X de mi agenda todos esos compromisos a los que de verdad ni quiero ir.


Quiero seguir aprendiendo y desaprender todas esas tontas manías que me llenaron de inseguridad. Quiero callar las voces de todas esas liebres que hirieron mi fe. Y quiero comprometerme con lo que de verdad importa.




0 views

©2020 by De aquí a la luna.