Search
  • Mari

Ni somos princesas ni queremos príncipes

Updated: May 10


Probablemente, bueno, no probablemente, la realidad es que soy del grupo de mujeres que no son las más románticas, que no visitan al estilista toda la semana, o que no podrían usar tacones todos los días. Una disculpa de eso último, pero me encantan los tennis y es que, yo suelo vestir como me siento cómoda, no soy de las que comen mucho, pero el día que quiera, como sin miedo a engordar, suelo bailar y cantar ya sea en la calle o en la ducha si una canción me gusta, lloro mucho, y lloro a veces por cosas sin sentido, y soy de las que cree que de las mejor terapia es una buena reunión con mis amigas.


Me parece nefasta y molesta la pregunta que suelen hacer siempre: "¿por qué alguien como tú está soltera?"o "ya necesitas un noviecito que te alegre la vida" y en mi mente tengo varias respuestas maquinando:

  • Porque prefiero estar sola a estar con cualquiera

  • Quizás tengo un amor secreto que no pienso compartir

  • Estoy excelente así


Aunque quisiera responderle con alguna de esas frases de arriba, finalmente solamente respondo con una sonrisa algo forzada.. La verdad es que soy mujer y no creo que el estado sentimental defina que tan feliz sea mi vida.


No creo que nos definan mis medidas o mi size, tampoco creo que me define la marca de lo que uso. Creo que me definen más mi sentido del humor, mi sonrisa de oreja a oreja, mi pelo despeinado, y a veces mi forma brusca o "de machos" de expresarme. Y es que nos hacen creer que mientras más perfectas nos veamos por fuera, más felices somos por dentro, la realidad es que ese tipo de belleza es lo más artificial, barato y con una fecha de caducidad mínima.


Creo que lo más lindo de una mujer es ser una real, con personalidad, con decisión y que sea alguien capaz de reinventarse todos los días.


No me veo como una princesa, tampoco menos desearía un príncipe, pero si me idealizo realizada, descubriendo más de mí y aprendiendo ( a veces a base de errores).


Y es que una talla, mis medidas, una marca, un peinado perfecto, o mi cabello no debe definir quién soy, ni la capacidad que tengo de lograr mis planes.


La libertad de mi cuerpo y mi alma, es la que me conduce a confiar en mí, estando o no de la mano de alguien, hay que ser la mujer que nos dé la gana ser.



19 views

©2020 by De aquí a la luna.